Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Bogotá’

Por el territorio de los muertos (3)

miércoles, 23 de noviembre de 2022 Comments off

Por Gustavo Páez Escobar

Uno de los mausoleos más suntuosos de la necrópolis bogotana es el del general Santander. En diciembre de 1836, siendo presidente de la Nueva Granada, fue enterrado allí su primer hijo, de nombre Juan, nacido de su matrimonio con Sixta Pontón Piedrahíta, y muerto a los pocos minutos. Con esta inhumación fue inaugurado el cementerio. Otro mausoleo imponente es el de López Michelsen, que ocupa el primer lugar de la avenida de los presidentes, donde están enterrados alrededor de 30 de ellos.

Contrastan estos casos de lujo con otras tumbas carentes de ostentación, como la de Eduardo Santos, atrás mencionada. En el Central se observan dos contrastes evidentes: el de la pompa y el de la ruina. Estos polos pintan la condición humana que existe en todas las esferas sociales, incluidos los cementerios. En el bogotano se encuentran sepulcros que se caen a pedazos, sin que nadie les dé una mano. Puede pensarse que estas fosas resquebrajadas, abandonadas y deshechas dejaron de tener dolientes, comprendidas en esta posición las autoridades del cementerio y del distrito capital.

A la entrada oriental del cementerio, en el comienzo de la elipse por la izquierda, se erigió hace mucho tiempo el busto en bronce de un ilustre personaje hoy desconocido: el cartagenero Higinio Cualla, que fue alcalde de Bogotá en periodos consecutivos entre 1884 y 1900. En su administración acometió el pavimento de las vías y el alcantarillado subterráneo; compró los terrenos del teatro Colón, y años después inauguró la obra; también inauguró el servicio de tranvía de mulas y contribuyó a la construcción de un sector del cementerio, entre otras actuaciones de empuje.

En abril de 1927, el Concejo de Bogotá le rindió honores a Higinio Cualla, y en diciembre de ese mismo año falleció en la ciudad. En 1941, con ocasión del centenario de su nacimiento, se ordenó la elaboración de un busto en su honor. Esta obra fue realizada por el famoso escultor Gustavo Arcila Uribe, el mismo autor del monumento de la Virgen de Guadalupe que está levantado, a más de 3.300 metros de altura, en el cerro tutelar que lleva ese nombre en la capital del país.

Eduardo Arcila Rivera, hijo del artista, me comenta en las siguientes líneas el tremendo deterioro que sufre hoy dicha obra en el cementerio Central: “Cuando lo fui a buscar hace muchos años, el pedestal medía casi tres metros de altura, estaba limpio y resaltaba la bella escultura, hecha por mi papá en 1933 y fundida en Barcelona. Actualmente, el pedestal está reducido a la mitad de altura y por eso el escudo de la ciudad queda casi en el piso”.

La arquitecta Margarita Mariño von Hildebrand, experta en patrimonio, dice: “Alguna vez me preguntaron sobre cuál sería la obra que más me gustaba del cementerio y entonces señalé el busto de Higinio Cualla, firmado por Gustavo Arcila Uribe”. Digamos, para concluir esta crónica, que los hechos referidos hablan por sí solos.

__________

El Espectador, Bogotá, 19-XI-2022. Eje 21, Manizales, 17-XI-2022. La Crónica del Quindío, Armenia, 20-XI-2022.

Comentarios 

Excelente columna. Pueda ser que las autoridades del Distrito, de las cuales depende el cementerio, tomen cartas en este asunto y mejoren el estado actual de las tumbas y monumentos. Eduardo Arcila Rivera, Bogotá.

Al leer estos artículos continuos sobre el cementerio, dan verdaderos deseos de ir al Central y detallar cada uno de los puntos resaltados. Los muertos allí enterrados deben seguir el hilo de esta saga de su lugar de descanso. Liliana Páez Silva, Bogotá.  

En los cementerios reposan muchas historias, dolores e injusticias. Muchos países conservan muy bien estos sitios que, a la postre, se convierten en visitas turísticas y emblemas de las ciudades. Estamos muy atrasados, «sin dolientes», con las tumbas de tantos ilustres nuestros totalmente abandonadas. Inés Blanco, Bogotá.

Por el territorio de los muertos (2)

miércoles, 9 de noviembre de 2022 Comments off

Por Gustavo Páez Escobar 

Varias veces recorrí con mi hijo el sector donde está sepultado José Asunción Silva, pero no lográbamos localizar su tumba. Apareció al fin el suntuoso monumento de otra época, convertido hoy en una construcción deteriorada. En la parte superior leímos con gran dificultad los nombres del poeta y de su hermana Elvira, que se hallan cubiertos por densas capas de suciedad, es decir, de abandono y olvido.

¿Por qué la Casa de Poesía Silva no mantiene reluciente este monumento de tanta significación en la historia del país? Esto mismo sucede con otras figuras de las letras y la sociedad. Es oportuno recordar que los restos de Silva fueron sepultados en el cementerio de los suicidas, que era un verdadero muladar, y allí estuvieron durante 41 años, hasta que en 1937 fueron trasladados al cementerio Central.

También el sepulcro de Rafael Pombo registra dejadez a causa de las manchas negras que avanzan por la escultura. Con todo, me confortó ver a un muchacho de unos 16 años que leía con interés, en el libro abierto en la parte superior de la estatua, la primera estrofa de El renacuajo paseador, y me dije que por fortuna existe aún gente que disfruta la exquisita poesía del pasado.

Nos causó curiosidad la cara nítida de un apuesto señor cuya escultura está adornada con una corona, sin que aparezca su nombre. Dándole vuelta al sarcófago, hallamos esta inscripción en letras minúsculas, debajo de un verso que se cita en un ángulo del pedestal: i e a. Por ese medio logré identificar al personaje ilustre: Ismael Enrique Arciniegas, político, periodista y poeta santandereano, muerto en 1938.

En el panteón del presidente Eduardo Santos están también enterrados su esposa Lorencita y sus padres Francisco Santos y Leopoldina Montejo. Es un lugar carente de ostentación, y está algo alejado de la avenida principal, en la que reposan alrededor de 20 presidentes. Francisco Santos fue un notable político, abogado y periodista santandereano que se suicidó en Curití a los 51 años de edad debido a una enfermedad incurable. Sus despojos fueron enterrados en el cementerio laico de la población, y cuando su hijo llegó a la presidencia del país, en 1938, los hizo trasladar al camposanto bogotano.

En la lápida del presidente aparece Bogotá como lugar de su nacimiento, cuando en realidad nació en Tunja. El historiador Gustavo Mateus descubrió hace varios años la partida de bautizo en la catedral de Tunja, lo que hizo aumentar de 13 a 14 el número de los presidentes boyacenses. Desde el gobierno de Rojas Pinilla, hace ya 65 años, Boyacá ha estado huérfana de esta dignidad. El error relacionado con la ciudad natal obedeció al hecho de haberse ido Santos a vivir a Bogotá desde muy niño.

La arquitecta e historiadora quindiana María Eugenia Beltrán me envía este mensaje acerca de mi artículo anterior: “Amo los cementerios. Son el testimonio de la sociedad y representación de una estética que admiro”. En la próxima entrega comentaré otros aspectos curiosos que se desprenden de este recorrido por la necrópolis bogotana.

__________ 

El Espectador, Bogotá, 5-XI-2022. Eje 21, Manizales, 3-XI-2022. La Crónica del Quindío, Armenia, 6-XI-2022.

Comentarios 

Con relación al nacimiento del presidente Eduardo Santos, hubo polémica durante varios años, hasta que se hizo el descubrimiento de su partida de bautizo en la catedral de Tunja por Gustavo Mateus, hecho que consignó en su libro Eduardo Santos. Creo que a él no le gustaba decir que había nacido en esta ciudad, de donde era oriunda su madre. Se comprobó así que el ilustre presidente nació efectivamente en Tunja, el 26 de octubre de 1888, y en marzo del año siguiente, sus padres se trasladaron a Bogotá. (En Wikipedia figura erradamente nacido en Bogotá el 28 de agosto de 1888). Eduardo Lozano Torres, Bogotá.

Creo que el respeto a los muertos y a nuestros antepasados es muestra de civilización y sensibilidad humana. Muy importante tu reclamo por el descuido y abandono que presentan algunas importantes tumbas y monumentos. A la entrada oriental del cementerio, en el comienzo de la elipse por la izquierda, está un busto en bronce de don Higinio Cualla, cartagenero que fue 4 veces alcalde de Bogotá y quien tuvo que ver mucho con la renovación del actual campo santo. Eduardo Arcila Rivera, Bogotá.

En mis muchos recorridos por cementerios del mundo me sorprende el cambio de concepción de la muerte y la importancia de honrar a los personajes que han hecho historia. En el cementerio Monumental de Milán se puede hacer el recorrido desde los inicios del rito de enterrar. A raíz de la Segunda Guerra Mundial, hoy se están modernizando estos mausoleos con las más altas técnicas de acondicionamiento ambiental para retardar los daños que se causan con el paso del tiempo. María Eugenia Beltrán Franco, Armenia.

Ojalá tu página contribuya a crear respeto por la memoria de colombianos ilustres. En este país no tenemos conciencia de la importancia que tiene nuestra historia. Esperanza Jaramillo, Armenia.

Me encantan estos artículos que resumen de una manera exquisita el recorrido por un cementerio que por lo general se describe triste. Acá conocemos historia y pormenores de importantes personajes del país que el paso del tiempo ha ido dejando en el olvido y se ve reflejado en tumbas mal cuidadas donde hasta los nombres tienden a desaparecer. Liliana Páez Silva, Bogotá.

Los cementerios tienen muchas aristas: la vida, la muerte, el abandono, el reconocimiento, los olvidos, los homenajes, el miedo, la dejación física por parte de deudos o del Estado, de las familias arrepentidas o gozosas por la desaparición de uno de sus miembros, los crímenes, los desaparecidos, las muertes prematuras… en fin, la lista es interminable. Los cementerios con su misterio y su sombra de terror, de silencio, son lugares muy visitados en el mundo y en ellos se logran inmensos descubrimientos, como tú y tu hijo, con la tumba del poeta Ismael Enrique Arciniegas. También tristezas, como en el caso de las tumbas de los poetas Silva y Pombo, que nadie se ocupa de cuidarlas. De igual manera, la tumba del doctor Santos y su señora Lorencita, donde el Estado se ha desentendido de mantenerla de forma decorosa y respetable, como debe hacerlo con todo presidente de la nación. Inés Blanco, Bogotá.

Un artista colosal (1895-1963)

martes, 19 de julio de 2022 Comments off

Por Gustavo Páez Escobar 

Puede decirse que nadie es ajeno en Bogotá al monumento de la Virgen María, o Virgen de Guadalupe, que se erige en el cerro que lleva ese nombre, a más de 3.300 metros de altura. La obra mide 15 metros y puede divisarse desde distintos puntos de la ciudad. Está apoyada en la pequeña capilla que ya existía en el cerro, e impresiona cómo se ve flotar en esa cumbre, como si se tratara de una figura volátil que se mueve entre la niebla. Esa es la impresión que causa.

El monumento, elaborado en 4 años, se inauguró en 1946 en medio de gigantesca romería. Se convirtió en uno de los íconos más destacados de la capital. La patrona tutelar cumple 76 años en ese balcón de la cordillera, y desde allí ha presenciado las mayores convulsiones y evoluciones de la vida local y nacional, comenzando por la hecatombe del 9 de abril.

Lo que la gente por lo general ignora es el nombre del autor de la escultura. Se llama Gustavo Arcila Uribe. Nació en Rionegro, Antioquia, en marzo de 1895, y falleció en Bogotá en 1963, ciudad a la que su familia se había desplazado en 1909. Terminó sus estudios en el colegio de San Bartolomé y luego se inició en la carrera del arte. En su sangre llevaba marcada esa impronta, y pronto comenzó a sobresalir, por su talento, disciplina y convicción, como aventajado cultor del mundo artístico.

De ahí en adelante conquistó los niveles más altos de la realización y el prestigio. En los años 20 obtuvo en Chicago el Premio Shaffer por El sermón del monte, obra calificada como “la mejor composición escultórica ideal”. Era la primera escultura de un colombiano que lograba un premio internacional en los inicios del siglo XX. De la misma época son El interrogante y La voluntad.  

En 1928 viajó a Roma y luego pasó a París y Sevilla. En 1930 regresó a Colombia y comenzó la época de su mayor producción, plasmada en bocetos, bustos y monumentos dedicados a grandes personalidades y aspectos de la vida nacional. Maravillan la expresividad del rostro, la profundidad de la mirada y la autenticidad de otros aspectos del cuerpo humano esculpidos por el artista.

En la etapa final se consagró al arte religioso. En el monasterio del Santo Ecce Homo de Villa de Leiva dejó las imágenes de Jesús Crucificado. En la iglesia de Valmaría, en Usaquén, Bogotá, fueron talladas 4 estatuas y las 14 estaciones del Vía Crucis. En el seminario aledaño, de los sacerdotes eudistas, se localizan 52 obras suyas.

El recorrido de este artista magistral fue documentado por su hijo Eduardo Arcila Rivera, con la colaboración del arquitecto e investigador Óscar Posada Correa, en maravilloso libro –que tuve el placer de leer y admirar en estos días– editado por la Alcaldía Mayor de Bogotá, en el 2010, y que lleva por título Gustavo Arcila Uribe: armonía plástica de un pensamiento. 

El Espectador, Bogotá, 16-VII-2022.
Eje 32, Manizales, 15-VII-2022.
La Crónica del Quindío, Armenia, 17-VII-2022.

Comentarios 

Hoy me enviaron desde Alemania tu columna de El Espectador sobre la Virgen de Gustavo Arcila en Guadalupe. Te agradezco mucho este lindo artículo que honra la memoria de mi papá y enseña a las nuevas generaciones quién es el autor de este maravilloso monumento. Sólo imaginar el andamio que tuvieron que construir en las ventiscas del páramo del Verjón produce escalofrío. Eduardo Arcila Rivera.

Gustavo Arcila Uribe dejó un maravilloso legado, obras que vemos y no sabemos que son de él, como la Virgen de Guadalupe que nos cuida a todos los que vivimos en Bogotá y no sabíamos ni siquiera quién la dejó allí para semejante tarea. Debe vivir con mucho trabajo en una ciudad donde a diario se viven tantas angustias por la inseguridad y la injusticia social. Cuando vayamos a Villa de Leiva sería buenísimo ir a visitar al Jesús Crucificado y conocer de cerca esta otra obra. Liliana Páez Silva, Bogotá.

Como sucede con muchos habitantes de Bogotá, nunca he visitado el cerro de Guadalupe. Y por supuesto, ignoraba el nombre del artista que elaboró la estatua de la Virgen que lo domina. Por tu artículo me entero de Gustavo Arcila Uribe y de su inmensa obra. Como te lo he dicho anteriormente, alabo tu empeño en destacar a figuras de la cultura que son desconocidas por el grueso de la gente, pero que han dejado obras literarias, musicales, arquitectónicas, etc. de mucho mérito. Eduardo Lozano Torres, Bogotá.

Todos los honores y agradecimientos y admiración para el genio escultor de Gustavo Arcila Uribe. Personaje que ha dejado una huella monumental en el silencio de su magnífica creación. Su hijo Eduardo heredó, por un camino diverso, el de la palabra, esa madera que se talla en la sangre. Me recordó, de igual manera, al escultor Rómulo Rozo, boyacense, quien también vivió y murió en México, dejando en Mérida otra obra digna de reconocimiento. Inés Blanco, Bogotá.

Muy ilustrativa columna. Nadie es ajeno al monumento, ¿pero quién se pregunta por el escultor? name last (correo a El Espectador). 

Qué maravilla conocer personajes olvidados de nuestra historia, del arte, la política, la ciencia, en fin, todo es historia nuestra. Picuto (El Espectador).

Maravillosa columna. Nuestro arte lleva gestándose mucho más tiempo del que somos conscientes. Mégas Aléxandros (correo a El Espectador).

Apreciado Eduardo: Te cuento que fui con mi familia a visitar el monasterio del Ecce Homo, donde está el yeso “Jesús en la cruz” pintado al óleo por tu papá. Preciosos tesoros. Conforta saber que el monasterio, la iglesia, el museo, el cementerio, los prados y lugares adyacentes se conservan con todo esplendor a pesar del transcurso de los siglos. Gustavo Páez Escobar (15-VIII-2022).

Ciudad de horror

martes, 10 de mayo de 2022 Comments off

Por Gustavo Páez Escobar 

Cada día se reportan en Bogotá alrededor de siete personas desaparecidas. Según información suministrada por el concejal Rolando González, en los dos primeros meses de este año fueron anunciadas 311 personas como desaparecidas, de las cuales 207 siguen en esa situación y tres se han reportado muertas. En el 2021, de acuerdo con datos suministrados por el Sistema de Información Red de Desaparecidos y Cadáveres –SIRDEC–, 2.446 personas desaparecieron en Bogotá, lo que significa un aumento de 401 casos en relación con los 2.045 del 2020.

En el centro de Bogotá se descubrieron las llamadas “casas de pique”, que son copia de las establecidas en Buenaventura en el año 2014. A ellas van a dar los ciudadanos que caen en esta red tenebrosa bajo los efectos de la escopolamina, y luego son sometidos a los peores vejámenes, como el robo, la tortura y la violación.

El alcaloide consumido deja a la persona alucinada e indefensa, situación que permite apoderarse de sus objetos personales y tarjetas bancarias. Este es el paseo millonario, o secuestro exprés, en virtud del cual la persona retenida suministra las claves de sus tarjetas y estas son vaciadas de inmediato.

Las casas de pique son los sitios estratégicos buscados por los facinerosos para tener escondidas a las víctimas. Unas regresan a sus hogares con graves traumatismos, y las autoridades ni siquiera se enteran; otras mueren por el exceso de la escopolamina, que es el hecho frecuente denunciado a diario por los periódicos

Para deshacerse de ellas, son desmembradas y ocultadas en bolsas que se tiran a los basureros o a la calle, o sepultadas en fosas incógnitas de difícil localización. Esta es la macabra industria del crimen que hoy deja en Bogotá y otras poblaciones las mayores ganancias bajo la deficiencia y permisividad de las autoridades y la flagrante impunidad que estremece al país. Por eso mismo, el delito prolifera y atrae a más practicantes de este método diabólico.

¿En qué sociedad vivimos? ¿Hasta cuándo seguirá la comunidad muerta de miedo y expuesta a esta tortura abominable que guarda similitud con los campos de tortura de Hitler? El alma nacional está herida y sangrante. Ha perdido la fe en sus gobernantes y no acierta a explicarse semejante aberración en estos monstruos que andan por el territorio nacional sin Dios ni ley, y no solo por la hoy atemorizada y sacrificada área bogotana, a donde han venido a parar las mentes más siniestras de la delincuencia.

Se dirá que se han tomado medidas para reprimir el crimen cotidiano que se incuba en las casas de pique, lo cual no puede negarse. Sin embargo, al no detenerse esta ola criminal, e incrementarse todos los días según dan cuenta las redes sociales, hay que decir que nos hallamos ante un fracaso conturbador de los encargados de garantizar la vida y los bienes de los ciudadanos. Ojalá el país sepa elegir un buen presidente en la contienda que se avecina.

El Espectador, Bogotá, 7-V-2022.
Eje 21, Manizales, 6-V-2022.
La Crónica del Quindío, Armenia, 8-V-2022.

Comentarios 

Excelente artículo que retrata con realismo la situación que se está presentando en Bogotá. Esto realmente me parece insólito, y lo peor es que uno ya no pueda ni siquiera salir a la calle. Ojalá que esto llegue a las autoridades y hagan algo para evitar el horror que vivimos los ciudadanos cada día por cuenta de la delincuencia. Pedro Galvis Castillo, Bogotá.

Ahora da miedo salir a caminar por cualquier sector de nuestra querida Bogotá. Abrigo la esperanza de que esto cambie. Es posible. New York dejó de ser, en su momento, uno de los lugares más peligrosos del mundo cuando en 1994 nombraron de jefe de la policía de La Gran Manzana a William Bratton, quien redujo el crimen de manera sustancial. Mauricio Borja Ávila, Bogotá.

Es un verdadero horror que nuestra capital llegue a ese extremo de descomposición social y de pérdida de valores. La inseguridad rampante carece de límites. Gustavo Valencia García, Armenia.

Increíble que Bogotá terminara como Buenaventura. Leí la nota, y aterra. Gustavo Álvarez Gardeazábal, Tuluá.

Los habitantes de Bogotá nos sentimos acorralados y en estado de pánico por los horrores que a diario se divulgan en los medios de comunicación. Hemos llegado a insospechados territorios de crueldad, odio, ambición y deshumanización. Ya no vivimos sino que sobrevivimos a los tenebrosos designios de los grupos de maleantes descuartizadores, ladrones y depravados. ¿En dónde podrá el hombre de bien ocultarse ante la ignominia y el dolor y el miedo? No sabemos. Inés Blanco, Bogotá.

Yo creo que Colombia toda fue convertida en un país de pique. Y que quienes más pican son los que están arriba, por acción y por omisión. Somos un país de vergüenza humana. Jorge Rafael Mora Forero (escritor colombiano residente en Estados Unidos).

Nota estremecedora. No nos explicamos los ciudadanos pacíficos cómo el hampa se ha tomado la ciudad sin que los dirigentes gubernamentales, de presidente para abajo, tomen el toro por los cachos y adopten medidas fuertes para garantizarnos la tranquilidad y volver a los caminos de la concordia. Eduardo Lozano Torres, Bogotá.

Bogotá, y en general Colombia, están sitiadas por el horror de la inseguridad y la violencia. A muchos nos ha encerrado más esta situación que la misma pandemia. Flor (correo a El Espectador).

Colombia está sumida en la criminalidad, corrupción, negligencia, impunidad. Es un Estado fallido, sin esperanza, donde ser criminal paga. Andrés (en El Espectador).

Furia contra las canecas

lunes, 28 de octubre de 2019 Comments off

Por: Gustavo Páez Escobar

Cuando Enrique Peñalosa fue por segunda vez alcalde de Bogotá, solo había en la ciudad 6.000 canecas, la mayoría en pésimo estado. Cuatro años después, deja cerca de 81.000, de las que ya se han instalado más de 23.000. Además, el programa comprende cerca de 11.000 contenedores que se fijarán en todas las localidades. Es uno de los grandes legados de su administración, que representa un evidente logro en el aseo y ornato de la capital.

En mi sector, que colinda con el deprimido de la calle 94, el desaseo era deplorable,  causado en parte por la construcción de la obra. Esta fue presupuestada en $45 mil millones y ocho años después terminó en $186 mil millones, o sea, cuatro veces más. Esta es una radiografía de lo que sucede en el país con las obras públicas, tanto por las conocidas trabas y atrasos, como por los sobrecostos impuestos por los corruptos.

Si se gastaron ocho años para construir el deprimido, el que abarca una mínima porción de terreno, ¿cuántos se gastarían para el metro subterráneo? En este caso, hubo por fortuna sensatez, y es hora de reconocerle al alcalde Peñalosa su tesón, paciencia y destreza para sacar adelante el metro elevado, tras los 77 años que han corrido desde que se pensó por primera vez en esta idea.

Un día me encontré con una serie de relucientes canecas colocadas en el sendero por donde salgo a caminar. No eran cualquier clase de artefactos, sino que estaban elaborados con alta técnica y material sólido para que tuvieran larga duración. Por cierto, me asombró el hecho de hallar un número considerable de ellos durante el recorrido. Sabría después que están fabricados con acero inoxidable y polietileno inyectado, y que en los sitios de mayor tránsito se instala una caneca cada 25 metros.

El programa contempla una caneca por cada 90 habitantes (antes había una por cada 1.200 habitantes). Este privilegio no lo tienen otras ciudades del mundo, como Nueva York (una por cada 318 habitantes). Las nuestras, fuera de su estructura resistente a la par que estética y ornamental, han sido concebidas para hacer más grata la vida urbana e infundir conciencia ambiental.

Se ha pensado con proyección futurista y con la mira puesta en la urbe que crece a ritmo acelerado en medio de la confusión y el gigantismo, y que debe, por eso mismo, controlar el desorden e impulsar el desarrollo humano y el ambiente armónico. Esa es la Bogotá que queremos. Es la Bogotá en la que el alcalde Peñalosa ha puesto una alta  cuota de urbanismo, que se verá con mayor claridad en el futuro.

Otro día quedé perplejo ante el brutal atropello que mostraba una de las canecas: esta había sido golpeada con una piedra, un hierro o algo similar, al pretenderse arrancarla de su base. Y no era una sola, sino tres o cuatro en el mismo lugar, sometidas a igual acto de vandalismo. Este año han sido robadas más de 100 canecas nuevas, y en el barrio Galán fue detenido un camión que transportaba cuatro pares. Como cada par cuesta $1’839.000, el robo asciende a $7’356.000. Por supuesto, detrás de esta piratería existen compradores ocultos que incentivan el hurto.

Los vándalos llevan en la sangre fermentos dañinos que buscan la destrucción de la sociedad y utilizan  cuanto sistema encuentran para atentar contra el mobiliario urbano y la propiedad ajena. Son resentidos sociales que desafían las normas sin dárseles nada, y hoy andan campantes por las calles atacando las útiles y preciadas canecas –símbolo de cultura y progreso– que debemos consentir y proteger.

__________

El Espectador, Bogotá, 26-X-2019.
Eje 21, Manizales, 25-X-2019.
La Crónica del Quindío, Armenia, 27-X-2019.

Comentarios 

No hay conciencia de estos pícaros que solo piensan en lucrarse y dañar cuanto beneficio se establezca por parte de la Alcaldía para el bienestar general. En el sector de La Colina norte y ahora aquí en El Batán, la situación es idéntica a la descrita en el artículo. Es como si siempre tuviéramos que vivir en medio de la basura: no hay quién detenga a los vándalos. Inés Blanco, Bogotá.

Mi punto de vista consiste en que esta gran inversión (algo así como $150 mil millones) va a ser en parte perdida debido al vandalismo ya conocido de muchos desadaptados que creen que con destruirlas o dañarlas sientan una protesta de su inconformidad con la sociedad, mientras que otros las robarán para conseguir algún dinero. Yo hubiera preferido que esa inversión, o al menos parte de ella, se hubiese dirigido a realizar una campaña de educación (televisión, radio, prensa, etc.) para que la gente aprenda a no tirar desechos a la calle. Aquí lo que falta es cultura cívica y hay que enseñarla. Está el caso de Japón en donde no existen canecas para basura en las calles y estas permanecen limpias. También el de ciudades y poblaciones pequeñas de Europa en las que no se ve basura en las calles. Eduardo Lozano Torres, Bogotá.

Categories: Bogotá Tags: