Inicio > General > La importancia de llamarse Gustavo Páez Escobar

La importancia de llamarse Gustavo Páez Escobar

viernes, 3 de septiembre de 2021

Gloria Chávez Vásquez

“La memoria no es lo que recordamos, sino lo que nos recuerda.
La memoria es un presente que nunca acaba de pasar”.
Octavio Paz. Poeta y ensayista mexicano (1914–1998)

En 1971, El Espectador celebraba sus 90 años de existencia con el Concurso Nacional del Cuento. En él participa toda una generación de escritores colombianos en ciernes. Nadie recuerda al ganador, pero el hecho de que aparecía publicado en el Magazín Dominical confirmaba la calidad del cuento. Uno de ellos, “El sapo burlón”, lo había escrito el gerente del Banco Popular en Armenia, Quindío.

Con ese cuento, Gustavo Páez Escobar (1936), nacido en Soatá, Boyacá, iniciaba su aventura como escritor y periodista. Ese mismo año, en medio de su bonanza literaria, comienza a escribir la columna semanal Salpicón, que aparece en La Patria de Manizales y en El Espectador de Bogotá. En 1981 publica una colección de 20 cuentos auspiciada por la Biblioteca del Banco Popular, y al año siguiente El Tiempo escoge “Humo” como uno de los mejores cuentos publicados ese año. Su novela Destinos cruzados, escrita en su adolescencia, es llevada a la pantalla chica en 1986 por Fernando Soto Aparicio como la primera telenovela de RCN.

¿Qué milagro convirtió a un gerente de banco en escritor prolífico? En realidad, el escritor convivía con el economista. En su adolescencia, Gustavo ya era un ávido lector que estudiaba en serio el griego y el latín. El hogar de sus padres era fruto del estudio, la disciplina y el amor por la poesía. Pedro Páez Cuervo fue médico en las selvas del Casanare, y Herminia Escobar era educadora; de sus seis hijos, Jorge Alberto (capitán de navío de la Armada Nacional) escribió poesía (Bitácora de ensueños) y Gustavo se dedicó a la prosa.

La vida laboral de GPE transcurre en la Contraloría Departamental de Boyacá, y luego en el Banco Popular como ejecutivo en Bogotá y otras ciudades. Como gerente en Armenia logra que el banco construya la moderna sede y que el presidente del banco en esa época, Eduardo Nieto Calderón, lo respalde en su proyecto de dedicar 2 pisos del edificio al Museo Arqueológico.

Conoce a Astrid Silva Ortiz en Bogotá, una bella joven que trabajaba en la General Electric. Fue amor a primera vista. Se casaron a los ocho meses y ella se retiró de la empresa para dedicarse a las labores del hogar. Astrid se compenetró tanto con el escritor su esposo que, según él, en sus 58 años de casados “ha sido mi faro y mi motivación en esa labor”. Sus tres hijos son exitosos profesionales. Su hija Liliana trabaja en Caracol Radio, Fabiola es ingeniera de Sistemas y Gustavo es administrador de empresas, especializado en mercadeo. Los Páez Silva tienen una nieta, Valeria, de ocho años.

Durante sus 15 años de residencia en el Quindío, Gustavo Páez se identificó con la región y sus tradiciones. “Me encantaron la amabilidad, la simpatía y la hospitalidad de la gente, y entré a compartir el ambiente cultural que allí se vivía. Estaba en mi salsa”. Más lealtad aún porque fue en esa región donde realizó su vocación literaria. La región lo honró con cuatro condecoraciones, entre ellas la Medalla al Mérito Artístico, otorgada por la Gobernación, y el Cafeto de Oro, por la Alcaldía de Armenia.

Gustavo Páez nos revela un secreto bien guardado hasta ahora, en esta anécdota: un día el rector de la Universidad del Quindío, Horacio Salazar Montoya, le informó que el centro docente había dispuesto concederle el doctorado honoris causa en Literatura. Muy a su pesar declinó el honor, porque su ética profesional no le permitía ignorar los conflictos de interés entre el banco y la universidad. “Deseaba conservar mi independencia al frente del cargo”, dice Páez Escobar.

Entre sus libros publicados: “Ráfagas de silencio”, una obra de vivencias en la selva inhóspita con la figura del legendario Tulio Bayer como personaje central.  “Ventisca” describe la destrucción de un pueblo, similar a la tragedia de Armero. En “Biografía de una angustia” Páez demuestra su empatía natural y calidad como biógrafo, escribiendo sobre la vida del poeta colombiano autoexiliado en México Germán Pardo García. El libro es publicado en 1994 por el Instituto Caro y Cuervo. En 2002, escribe sobre las experiencias y observaciones de sus viajes, un itinerario de diez mil kilómetros por los países europeos, realizado en el otoño de 1998, al que titula “El azar de los caminos”. En 1998 edita “La noche de Zamira”, una novela sobre los problemas socioeconómicos derivados de la bonanza cafetera. En 2003, la Academia Boyacense de Historia publica “Laura Victoria, sensual y mística”, la biografía de la pionera de la poesía erótica en Colombia.

Aparte de que mantiene colaboraciones en La Crónica del Quindío, Eje 21 de Manizales y algunas revistas, como Mirador del Suroeste de Medellín y Aristos Internacional de Alicante, España, Gustavo Páez Escobar es miembro de la Academia de Historia de Boyacá, de la Academia Patriótica Antonio Nariño, del Instituto Sanmartiniano de Colombia, entre otras.

En la vida de este boyacense que respiró el aire quindiano por espacio de 15 años, se da muy bien aquello de que la persistencia con paciencia todo lo alcanza. En su sensatez de carácter, Gustavo ha alcanzado lo que se ha propuesto, con una disciplina y vocación extraordinarias. Conocido en el medio intelectual por su don de gentes, su generosidad y respeto hacia sus colegas, ha guiado a muchos al tiempo que brindaba su amistad. Virtudes que no son comunes en el egocéntrico mundillo literario de nuestro país.

Como testigo de la historia y la cultura, Gustavo Páez Escobar es un referente para las nuevas generaciones de académicos y escritores. De sus más de 2.000 artículos periodísticos, guardados en su página literaria digital, más de 300 son sobre el Quindío. Su primer libro de cuentos fue incluido en la Cápsula de El Tiempo, a abrirse en 2052.

Constante en su método, Gustavo ha cuidado bien lo que será su legado. Con la colaboración de Astrid, la guardiana de sus archivos, y Fabiola, la hija experta en la moderna tecnología, sus escritos han sido preservados como una herencia de amor para la patria.

Gloria Chávez Vásquez es escritora, periodista y educadora residente en EE.UU.

__________

Comentarios

Me alegra sinceramente la bella página escrita por Gloria sobre tu vida y tu carrera literaria. Tu importante participación en el mundo de las letras merece ser exaltada. Eres un escritor serio, con una pluma depurada y una disciplina excepcional. Felicitaciones extensivas a Astrid y a los tuyos. Importante también la referencia sobre tu vida laboral porque dejaste huella en esta tierra.  Muy hermosa tu foto con Valeria.

Muy bellas y merecidas todas las notas de solidaridad y afecto que has recibido con ocasión de la página de Gloria. En el largo ejercicio de vivir y escribir van quedando muchos episodios importantes de la vida, en una suerte de neblina. Bueno es que alguien recuerde el camino recorrido por una persona que, como tú, ha dejado plasmada su impronta. Esperanza Jaramillo García, Armenia.

Respuesta. Aprecio mucho tus nobles palabras. Como sabes, el reconocimiento en el mundo de las letras es escaso. Esta es una áspera realidad. El oficio del escritor es el más solitario del mundo. Si existe verdadera vocación para la escritura, y esta se ejerce con convicción, sacrificio y altas miras, se obtienen en silencio grandes satisfacciones. Cuando uno mira hacia atrás en el final de la vida, lo que en realidad se salva es lo constructivo, lo que se ha forjado con rigor y firmeza, lo que se ha escrito con sangre. Lo demás se lo lleva el viento.

Ya desaparecido el escritor de la escena del mundo, quizás alguien, con el correr del tiempo, lo recuerde por algún libro que ya nadie menciona. Por eso, disfrutemos en vida de un aplauso, de una flor, de una sonrisa, antes de entrar en las sombras del olvido. Gustavo Páez Escobar. 

Me uno a cada palabra que Gloria Chávez escribe sobre la vida literaria del papá escritor y en especial a las palabras sobre el maravilloso ser humano que me dio la vida y del cual me siento tan orgullosa. Este legado es de inmenso valor para mi vida. No hay mejor herencia que la del buen ejemplo.

Un padre intachable, de valores indestructibles, lleno de sabiduría, siempre presente para la familia. Cada consejo es acertado y más que consejos nos da vivencias y palabras de aliento para continuar por el camino recto que nos trazó desde pequeños. Gracias, Gloria, por exaltar la vida literaria de mi papá y su condición humana. Le agradezco a Dios a diario por haber nacido dentro de una verdadera familia y tener como padres unos seres inigualables. Liliana Páez Silva, Bogotá.

Esta frase es la que más me llama la atención de lo que escribe Gloria Chávez: «Conocido en el medio intelectual por su don de gentes, su generosidad y respeto hacia sus colegas, ha guiado a muchos al tiempo que brindaba su amistad»: Lo de don de gentes, sí, así está muy bien descrito. Loretta van Iterson, Ámsterdam, Holanda –autora del bello libro Nido de oropéndolas (2010)–.

La impecable redacción y el mágico manejo del idioma es una dupla con la cual nos has hecho soñar, reír y llorar. Yo también digo: ¡Gracias! Gracias por enseñar con tu pluma. Gracias, colega. Gracias, primo mío, por dejar honda huella en el oficio literario que inició en el lejano Llano el poeta Pedro Páez Cuervo a quien la vida te entregó por hijo. Siempre has sido nuestro orgullo. Colombia Páez (El Nuevo Herald, Miami).

Tu carrera como escritor bien merece este y muchos más reconocimientos. Recibe mi abrazo de felicitación, que estoy seguro se sumará al de muchas otras personas que te admiran y siguen tu producción periodística y literaria. Eduardo Lozano Torres, Bogotá.

Categories: General Tags:
Comentarios cerrados.