Archivo

Archivo para la categoría ‘General’

Mirada a los grecolatinos

miércoles, 14 de abril de 2021 Comments off

Por Gustavo Páez Escobar

Me pregunta Gustavo Álvarez Gardeazábal si conozco en qué momento el grupo llamado grecolatino pasó a llamarse grecoquimbaya. Es una duda que siempre he tenido. Con motivo de la inquietud anotada, me propuse indagar más sobre el caso, y para el efecto consulté algunos textos y me dirigí a varios amigos que podían resolverla. Debe saberse, ante todo, que los grecoquimbayas no desplazaron a los grecolatinos, sino que coexistieron ambas denominaciones. Eran los mismos.

Josué López Jaramillo halló la siguiente precisión en El hada Melusina, epistolario sentimental de Silvio Villegas, sobre quién fundó el grecolatinismo: Otto Morales Benítez, prologuista de dicha obra, manifiesta que a Silvio Villegas “siempre se le ha señalado como padre de una escuela, agrupación, tendencia, que se ha denominado grecolatinismo”, y cita estas palabras del propio Villegas: “Haciéndome un homenaje que no me merezco se me ha considerado como el progenitor de un movimiento literario que ha tenido su casa matriz en la capital de Caldas y que suele denominarse con el nombre de grecolatinismo”.

José Vélez Sáenz dice que “cuando Arias Trujillo escribió su célebre carta a una reina de belleza (Josefina Dugand), y publicó su Risaralda (1935), el grecolatinismo pasó a ser grecoquimbayismo, por el fuerte contenido indiano, tropicalista, de la obra de Arias”. Aquí está la respuesta para Álvarez Gardeazábal.

El grupo se consolidó hacia el final de la década de los años 40 a 50, según afirma Octavio Jaramillo Echeverri en su libro ¿Qué es el grecolatinismo? Brillaba entonces en Manizales una pléyade de escritores formada, entre otros, por Silvio Villegas, Fernando Londoño Londoño, Antonio Álvarez Restrepo, Roberto Londoño, Arturo Arango, Gilberto Alzate, pertenecientes a la generación del 30. Otro grupo no menos importante venía de la generación del 10 y estaba constituido por personajes de la talla de Aquilino Villegas, Bernardo Arias, Rafael Arango, Francisco Marulanda, Emilio Robledo.

Existen diversas versiones sobre quién los bautizó como grecolatinos. Jaime Lopera dice que pudo ser Guillermo Valencia al oír un brillante discurso de Fernando Londoño, o Aquilino Villegas en una tertulia con Alzate Avendaño, o el cronista Luis Tejada. Ahora bien, ¿de dónde proviene el nombre de grecoquimbayas? Augusto León Restrepo cree que “como sus gestores y sus exponentes pasaban de la literatura a la oratoria y la política, los enemigos que cosechaban, para bajarlos del Olimpo, los aterrizaban con el apelativo de grecoquimbayas, peyorativo y descalificatorio”. Lo mismo considera José Jaramillo Mejía.

Los grecolatinos o grecoquimbayas marcaron una época. Eran altas figuras de las letras, la política y la oratoria, y esa escuela se prolongó por mucho tiempo. Quedó extinguida con la muerte, en mayo de 2019, de César Montoya Ocampo, el último grecolatino que quedaba. Él los define así: “Cultos en latines, conocedores de los meandros históricos de Grecia y Roma, formados en las academias de Cicerón y Demóstenes. Exquisitos en cultura, emperadores de la palabra. Hicimos historia en los areópagos con vivacidad mental apabullante”.

__________

El Espectador, Bogotá, 10-IV-2021.
Eje 21, Manizales, 9-IV-2021.
La Crónica del Quindío, Armenia, 11-IV-2021.

Comentarios

Qué bueno ir desvelando el origen de este apelativo que, para algunos, era una chanza pachuna de los cachacos, y para otros una prenda de orgullo de estar en tales gestas, como decía César Montoya. Eso por el lado literario. Lo que no solían perdonarnos a los caldenses en el Gun Club era que mucha parte de la economía colombiana (en los periodos conservadores, especialmente) se manejaba por ellos, como Manuel Mejía, Arturo Gómez Jaramillo, Hernán Jaramillo Ocampo, Antonio Álvarez Restrepo, Germán Botero de los Ríos, Hernán Uribe, José Restrepo, Cástor Jaramillo Arrubla y Augusto Ramírez Moreno, entre otros. Jaime Lopera, Bogotá.

Muy bueno, Gustavo, tu aporte a la historia de la región, a la que tanto quieres. Y en la que tantos amigos cosechaste. Sin lugar a dudas, por el afecto y la admiración que te profesamos, eres uno de los nuestros. Augusto León Restrepo, Bogotá.

He leído con mucho agrado la escanografía forense que ha surgido de mi pregunta sobre los grecoquimbayas, y no andaba tan equivocado cuando presuponía que algo tenía que ver el verbo de Arias Trujillo. Gustavo Álvarez Gardeazábal, Tuluá.

Categories: General Tags:

Energía positiva

viernes, 2 de octubre de 2020 Comments off
Categories: General Tags:

Energía positiva

viernes, 2 de octubre de 2020 Comments off
Categories: General Tags:

Energía positiva

viernes, 2 de octubre de 2020 Comments off
Categories: General Tags:

La incógnita de Michelle

viernes, 12 de junio de 2020 Comments off

Por: Gustavo Páez Escobar 

Pocas mujeres en el mundo han tenido éxito tan fulgurante como el que tiene Michelle Obama. De cuna humilde y raza negra, desde su niñez en el sur de Chicago, rodeada de pobreza y múltiples obstáculos, aprendió de su madre a pensar por sí misma. Ella le enseñó a leer y ser fuerte. Su hija le debe el espíritu de lucha y superación que ha mostrado paso a paso, hasta conquistar inmensos logros en su vida personal y en la actividad pública.

Consciente de que en su ascendencia figura un infamante pasado de esclavitud, Michelle no ha negado nunca ese hecho. Por el contrario, se siente orgullosa de proclamarlo. Con ello quiere significar la dimensión de sus actuaciones y el sentido de liberación que deja para la mujer. Lo importante para ella está en traspasar las barreras y saber que el mundo es de todos.

Su primer reto grande fue conseguir su ingreso a la universidad, que parecía estarle negado en un país tan racista como Estados Unidos. En la Universidad de Princeton, una madre protestó porque su hija compartía la habitación con una negra, y tuvieron que separarlas. Y hubo quienes dudaban de que fuera aceptada en la Universidad de Harvard. Sin embargo, fue recibida y sobresalió por sus capacidades.

Como primera dama dejó claro su carácter innovador y no se plegó a las costumbres establecidas. De entrada anunció que sus hijas se arreglarían la cama y harían otros  oficios personales. Digna de resaltar es esta frase de su libro Mi historia: “Me habían educado para ser capaz de resolver mis propios asuntos”. Para ella, que había crecido en medio de privaciones, no cabían los privilegios. Se llevó a vivir a su madre a la Casa Blanca, dándole realce a lo que representaba en la formación de su personalidad.

Fue la mano derecha de Barack Obama tanto en sus campañas para ascender al poder como en el ejercicio presidencial. Caso sorprendente el de este liderazgo conjunto que, desafiando tempestades, fue capaz de modificar la arraigada tradición de un país despreciativo de los afroamericanos.

Desde la Casa Blanca puso énfasis en los peligros de la obesidad infantil, mal crónico en el país; fomentó el acceso a la comida sana y saludable y promovió la actividad física. En el palacio presidencial creó el jardín orgánico como un legado perdurable. Al retirarse, el índice de aprobación era del 68 %. De su libro autobiográfico Mi historia ha vendido más de once millones de copias, récord impresionante. Hoy es la mujer más popular de Estados Unidos y la más admirada del mundo.

Puede pensarse que con semejante imagen está llamada a ser figura determinante en noviembre, cuando se lleva a cabo la elección presidencial. Por lo pronto, ha anunciado su respaldo a Joe Biden, candidato de los demócratas y vicepresidente de su esposo durante ambos periodos. Otros desean que sea la ficha para la Vicepresidencia en la contienda actual, y muchos ponen los ojos, incluso republicanos insatisfechos, en su candidatura presidencial para el  2024.

En estos momentos, Michelle hace presencia pública debido a los ataques de Trump contra su esposo, que han buscado debilitar programas fundamentales del gobierno Obama. Pero manifiesta que no tiene intención de presentarse a un cargo público. Así lo dijo de manera rotunda en su libro. Pero la política es dinámica y como tal puede cambiar según los tiempos y las circunstancias. Las cartas están por jugarse.

_________

El Espectador, Bogotá, 6-VI-2020.
Eje 21, Manizales, 5-VI-2020.
La Crónica del Quindío, Armenia, 7-VI-2020.

Comentarios 

Esa dama es uno de esos personajes que aparecen providencialmente en la historia. El libro es revelador, interesante y bello. ¡Vaya contraste entre la pareja presidencial de los Obama y el monstruo disfrazado de payaso actual! Alguien dijo: «La vida da muchas vueltas, y en una vuelta de esas lo desnuca a uno». José Jaramillo Mejía, Manizales.

Yo admiro a esa mujer por su capacidad de salir adelante a pesar de sus carencias económicas familiares y el estigma (en su país) de ser negra. Hace poco vi una película por netflix sobre su vida y ello me motivó para emprender su libro Mi historia. Eduardo Lozano Torres, Bogotá.

Con mucho agrado leí Mi Historia, su autobiografía. Muy admirada y respetada por sus valores, empeño y liderazgo. Gustavo Valencia García, Armenia.

Bella página dedicada a la señora Obama, quien sin duda y gracias a su formación ha sobresalido en varios ámbitos, sin necesidad de  «muletas» o «escaleras» ajenas; ella ha utilizado su inteligencia, sus conocimientos y su gran personalidad para mantenerse a flote en diferentes campos y no está lejana la posibilidad de llegar a ser candidata presidencial con muchas posibilidades de acceder, con gran éxito,  a tan alto cargo. Inés Blanco, Bogotá.

Categories: General Tags: