Archivo

Archivo para la categoría ‘Humor’

Mundo curioso (3)

martes, 22 de junio de 2021 Comments off

Por Gustavo Páez Escobar 

En la tercera entrega de casos curiosos que ocurren en el mundo, destaco, en el campo femenino, dos sucesos memorables que recoge El Tiempo en su sección Hace 100, 50 y 25 años, de la que soy asiduo lector.

(12/05/1917). Hace un siglo existía en el estado norteamericano de Nueva Jersey un club femenino que ofrecía la “cátedra de sonrisas”, dedicada a enseñar la más dulce y efectiva manera de sonreír, como camino para triunfar en las batallas de la vida. Cabe pensar que el número de mujeres asistentes era numeroso, atraídas por la tentación de cultivar el eterno hechizo femenino que seduce al hombre en la senda del amor y abre las puertas del trabajo y los negocios.

Es usual enseñar  buenas maneras, glamur, encanto sensual, pero no he sabido de ninguna academia especializada en el arte de la sonrisa. Por cierto, buena faltan nos hace hoy sonreír, cuando la acidez de la vida es tan atosigante y al género humano se le olvidó que el éxito puede provenir de una sonrisa franca, un porte amable, un gesto de urbanidad y conquista.

(25/7/1967). La noticia viene ahora de Pereira, que se ha distinguido por sus lindas mujeres. Y la protagoniza Cástor Jaramillo Arrubla, exministro de Trabajo de Rojas Pinilla y primer gobernador de Risaralda. Cuando en 1967 llegó a este cargo, tenía 54 años de edad, estaba casado, era padre de cuatro hijos y, para mayor precisión, era “católico, apostólico y romano”, como con picante malicia lo define el periódico. Pasó a la historia no solo como el fundador de Risaralda, sino que miraba con buenos ojos la aparición de la minifalda en las dependencias de la gobernación.

En tales condiciones, le hubiera correspondido vetar esta revolución de la moda, pero optó por el silencio permisivo, es decir, por la complacencia. Así, se convirtió en el padre de la provocación. A partir de entonces, las bellas mujeres de Pereira se vieron mucho más hermosas y seductoras, sin importarle al mandatario las críticas que le llovieron de dirigentes políticos, de jóvenes señoras y de matronas del siglo pasado. Todo un chaparrón se le vino encima, pero Cástor Jaramillo no dio el brazo a torcer y en poco tiempo se impuso el ícono de la minifalda como uno de los más perdurables y perturbadores de la época.

¿Sabe usted por qué se le llama minifalda, y también mini, en su abreviatura? ¿Por la cortedad de la tela? Si así piensa, está equivocado. Esta prenda, incitante de los sentidos, y que no siempre agrega encanto –pues no todas las piernas están hechas para seducir–, fue inventada por la diseñadora de modas británica Mary Quant, quien se inspiró en el automóvil Mini y creó, en los años 60, esta expresión cultural que daba inicio al movimiento de liberación sexual que poco tiempo después inventó la píldora anticonceptiva. Al llegar el fenómeno a las páginas de la revista Vogue, este grito de la moda repercutió en todo el planeta

A la minifalda se le llama también “la revolución en dos piernas”, y cada cual puede pensar como quiera. Sea como fuere, marcó un momento histórico como sinónimo de libertad, de astucia y creatividad, desafiando cánones y vetos eclesiásticos.

Y fue Cástor Jaramillo Arrubla, hombre de visión y buen gusto, quien desde Pereira, la “querendona”, se adhirió a la idea formidable de Mary Quant, quien así le rendía homenaje al Mini Cooper, con solo subir la falda tradicional unos centímetros arriba de la rodilla.

__________

El Espectador, Bogotá, 19-VI-2021.
Eje 21, Manizales, 18-VI-2021.
La Crónica del Quindío, Armenia, 20-VI-2021.

Comentarios

Este tipo de columnas deberían ser más seguidas: son lecturas amenas que no hacen daño a nadie y distraen mucho. Gracias, señor columnista. Luis Arturo (mensaje a El Espectador).

Muy entretenida columna de quisicosas. Y cómo se ve que a don Cásto…r le vino muy bien su nombre, y que quizá de casto muy poco tenía, y con tan grande progenie dudas no había. Atenas (mensaje a El Espectador).  

Ingenioso episodio para enseñar a sonreír y conquistar el mundo afectivo, laboral y teatral, pues imagino las risas espontáneas y hermosas y las forzadas, innecesarias y ficticias que también se debieron producir. Toda una obra de arte visual y corporal.

En cuando al uso de la minifalda, gran invento que aún atrae a propios y extraños, un verdadero acierto de la «mini», que luce en quien tiene los atributos físicos para llevarla: juventud, buena figura, lindas piernas y estilo propio. Inés Blanco, Bogotá.

Esta vez nos tocó a las mujeres en el mundo curioso con estas simpáticas anécdotas y la manera como visualmente, con una bella sonrisa y mostrando piernas, se abrieron caminos tan cerrados para nuestro sexo. Que vivan las mujeres que más allá de lo físico somos inteligentes y tenemos cualidades que ayudan a mejorar el mundo. Liliana Páez Silva, Bogotá.

Muy buena tu nota y el elogio a la minifalda, esa hermosa prenda femenina que, como lo anotas, no es para todas las piernas, y sí nos permitió deleitarnos con esas partes corporales tan importantes estéticamente para catalogar la belleza física de nuestras adorables enemigas y alimentar nuestros recónditos pensamientos y deseos. Eduardo Lozano Torres, Bogotá.

Categories: Humor, Periodismo Tags: ,

Mundo curioso (2)

martes, 15 de junio de 2021 Comments off

Por Gustavo Páez Escobar 

(17/9/1918). Todo da a entender que Rodrigo Vela, el enigmático personaje de esta historia, no tenía amigos en sus noches de licor. No se trataba de un ciudadano lunático o buscarruidos, como tanto borrachito insoportable, sino que, por el contrario, se vestía con compostura y era correcto en los modales. También puede pensarse que era un poeta taciturno y romántico, personaje fácil de imaginar en la Bogotá monacal que todavía sentía en sus noches lúgubres el eco del disparo con que Silva, 22 años atrás, se había suicidado.

Rodrigo llegó aquella noche al bar Árabe, en el centro de la ciudad, acompañado de Jalisco, su garboso y fiel pastor alemán, y buscó una mesa para los dos. Amo y perro tomaban a la par, y entre trago y trago, Rodrigo le contaba sus confidencias a su mascota.

Cuando la comisaría lo citó para responder por el escándalo y los daños que el perro, excedido de copas, había causado en el bar, se presentó de inmediato a la autoridad, escuchó los cargos y aceptó su culpa como todo un caballero (el perfecto cachaco o rolo bogotano). Iba acompañado por su mejor amigo, su inseparable Jalisco, que en medio de la resaca lo miraba con ojos traviesos y le batía la cola. Y abandonaron la comisaría como si nada hubiera sucedido.

(7/3/1967). El circo Atayde, de Méjico, se desplazaba a Colombia con su caravana de payasos, magos, acróbatas, bailarinas y animales amaestrados. Cuenta la noticia que el león africano Yoyo cayó en desgracia: pasó por otros circos de inferior categoría y se salvó de un naufragio. Más tarde tuvo la suerte de llegar al zoológico de Pereira, donde fue recibido con vítores. Su sociabilidad, soberbia melena y oros poderosos atributos estimularon las ansias de las leonas, pero él solo puso los ojos en la más atractiva y sexi de la manada.

No fue fácil la conquista, ya que la pretendida tenía pareja. Sin embargo, no demoró en caer en sus redes. Dicha que duró poco, pues Yoyo descubrió que su favorita le era infiel. La ingrata no accedió a volver a su lado, y él se creyó el más miserable de los leones. Se le veía triste y abatido. Como consecuencia, lo atacó la depresión y murió de un infarto. El corazón le puso término a este amor trágico.

(8/4/1995). ¡Ah, las ratas de París! Pero no cualquier clase de ratas, sino unos voraces roedores –de cuerpo alargado, horrible hocico, mirada diabólica e ímpetu destructor– que invadían las calles, las casas y las alcantarillas. Se calculó que su número pasaba de seis millones en el casco urbano, sin contar los suburbios. Y habían acabado con la tranquilidad de la ciudad. Se trataba, nada menos, que de la rata noruega, de sanguinario instinto. Esta historia hace recordar el mar de ratas enfurecidas que se agita en la novela El pájaro pintado, de Jerzy Kosinski.

La Ciudad Luz acabó al fin con esta pesadilla, invirtiendo cifras millonarias. Escena similar se vivió en Colombia cuando el médico Tulio Bayer era secretario de Salud de Manizales. Allí se sufrió la misma invasión de ratas noruegas, con iguales efectos desastrosos. Ante dicha calamidad, Tulio Bayer, hombre genial, ofreció un billete de baja cuantía por rata muerta. Los muchachos, sobre todo, gozaban cazando al enemigo común. El ataque a la plaga se volvió una diversión. En pocos días, no quedaba una sola rata viva en Manizales, y el costo de la operación había sido mínimo.

__________

El Espectador, Bogotá, 8-VI-2021.
Eje 21, Manizales, 7-VI-2021.
La Crónica del Quindío, Armenia, 9-VI-2021.

Comentarios 

Yo, que amo los animales, sentí gran placer e hilaridad leyendo esta columna. La historia de Rodrigo y su perro Jalisco, que toma trago como su dueño, solo podría haber ocurrido en esa época. Menos mal que después del escándalo, uno y otro salieron libres, sanos y salvos. Una confirmación más de que el perro es el más fiel amigo del hombre. La historia amorosa del león tiene el valor, en primer lugar, de haber sido rescatado de las «garras» de un circo, y luego vienen su enamoramiento fallido y la tristeza de su muerte por abandono sentimental. Genial. La invasión de ratas en Manizales tuvo un final feliz gracias al buen juicio del doctor Tulio Bayer, pues los jóvenes las exterminaron por la dádiva… Como diría mi abuela: «Por el collar, baila el perro».

Tulio Bayer era un genio. Gustavo Álvarez Gardeazábal, Tuluá.

La información y la creatividad hacen grata la columna. Con el episodio de las ratas recordé la novela La peste, de Camus. Recuerda que las ratas contagiaron a la población de Orán. Esperanza Jaramillo, Armenia.

Categories: Humor, Periodismo Tags: ,

Mundo curioso (1)

martes, 25 de mayo de 2021 Comments off

Por Gustavo Páez Escobar 

Soy asiduo lector de la sección en la que El Tiempo recuerda algunos hechos ocurridos hace 100, 50 y 25 años. Allí se encuentra desde el suceso histórico hasta la noticia ligera, la frívola o la jocosa. Es un ágil recorrido por el tiempo, que el periódico entrega a diario para ilustración o simple diversión de los lectores. Esta lectura constante me ha permitido establecer que muchos de los sucesos actuales son los mismos, con otro matiz, que ocurrieron en otras épocas.

Un día me dio por guardar algunas de esas noticias con la intención de ventilarlas más tarde en mi propio espacio periodístico, para darme con mis lectores un viaje por el pasado, como una manera de recrear la vida. A partir de la presente entrega traeré a cuento varios casos curiosos, entreverándolos con mis notas habituales. Al principio de cada caso anotaré la fecha en que ocurrió el suceso.

(6/03/1917). El cura de El Espinal, Tolima, dispuso que los agentes de la policía tenían que confesarse. El único que no lo hizo fue Julio César Vásquez, motivo que dio lugar a que el director general de la Policía ordenara su arresto. Pero ni aun así se logró que el agente llegara al confesionario. A la postre, su familia intervino para que le dieran la baja.

¿Qué secreto guardaba Vásquez para negarse a la confesión? ¿Algún hecho grave que temía revelar? ¿Algún lío de faldas que no tenía por qué contarle al clérigo? Al preferir el arresto, el agente demostró sin duda que era hombre valiente en aquella  época manejada por el fanatismo religioso. El mando policivo cometió un abuso de autoridad, pero esa era la norma del día. ¿Qué tal que a los miembros del Esmad, que han cometido desmanes en el paro actual, se les ordenara confesar sus culpas?

(11/10/1968). El único peluquero que había en el pequeño municipio de Puerto Inírida, Guainía, resolvió marcharse en busca de nuevos horizontes. Mientras llegaba otro peluquero, los vecinos se volvieron melenudos. Es lo que ocurre en la pandemia actual, en la que no solo ha crecido el cabello con apabullante velocidad, sino que muchos hombres han optado por dejarse crecer la barba, sin importarles volverse viejos antes de tiempo. Resulta fácil presumir que el nuevo peluquero de Puerto Inírida hizo su agosto desmontando las montañas de pelo acumulado, una fórmula de regeneración y vitalidad que hoy esperan los habitantes de Colombia.

(29/09/1993). Feliz se ve el presidente César Gaviria, de 46 años, acompañado de Ana Milena, su esposa, y del actor Anthony Quinn. Menos de un año le faltaba para concluir su mandato, en el que había afrontado serias dificultades, como el enfrentamiento contra los narcotraficantes, la apertura económica y la crisis energética. Así las cosas, se había ido a echarse una cana al aire en el restaurante Nanis de Nueva York, donde cantó rancheras y bailó el trencito rodeado de la aclamación de los asistentes.

Hoy, a los 74 años, ya no canta rancheras, pero sigue en el trencito –mejor, en el tren del Partido Liberal, del que es presidente–. Es ya una maquinaria obsoleta, pero él lucha por que no pierda la fuerza para subir la pendiente. Como el paso del tiempo trae olvidos, ya pocos se acuerdan de aquellos momentos de euforia, con gritos a lo mariachi, que hoy evoca con nostalgia. Y no quiere bajarse del tren de la política, aunque ha tenido que hacer paradas para tomar aliento.

__________

El Espectador, Bogotá, 22-V-2021.
Eje 21, Manizales, 21-V-2021.
La Crónica, Armenia, 23-V-2021.

Comentarios

Simpática idea de recrear, con base en datos de El Tiempo, hechos curiosos que sucedieron hace muchos años. Un toque de humor nos cae de maravilla. Como diría mi abuela: entre chiste y chanza vamos contando verdades. Inés Blanco, Bogotá.

Curiosa columna en un mundo que ya no es tan curioso. Gustavo Álvarez Gardeazábal, Tuluá. 

Yo también leo diariamente la sección de El Tiempo en la que con sorpresa se encuentran situaciones de hace 100 años, por ejemplo, que se repiten actualmente con tozudez. Es ilustrativa. Se me hizo muy curiosa tu divertida nota de hoy, pues no es usual que deslices en tus escritos esos brotes amenos de buen humor. Eduardo Lozano Torres, Bogotá. 

Respuesta. Hace ya buenos años escribí en El Espectador la columna Humor a la quindiana, así bautizada por el periódico después de haberle enviado varios artículos sazonados con sal y pimienta. Y tuvo buena acogida. En mi página web tengo abierta la sección titulada Humor, donde recojo aquellos y otros artículos. Gustavo Páez Escobar

Categories: Humor, Periodismo Tags: ,

Anécdota del ascensor

martes, 4 de agosto de 2020 Comments off

Por: Gustavo Páez Escobar 

En 1981 inicié en El Espectador la columna Humor a la quindiana, así bautizada por el periódico luego de publicar varios de mis textos de ese estilo. Para que el humor tenga audiencia se requieren amenidad y fina ironía, sin ocultar ni disfrazar la verdad. Es un recurso de noble estirpe que sirve para divertir y opinar, no para ofender.

Hoy traigo a cuento el siguiente suceso, simple en apariencia y muy significativo en una personalidad política, que he tenido en reserva durante 37 años. En 1982 fue publicado por El Espectador mi artículo Ritmo de baile, que se refería a la condición de bailarín exhibida por Julio César Turbay en su mandato presidencial. Artículo que fue motivado por estas palabras suyas dirigidas a sus críticos: “Al país le gustaría bailar otros cuatro años conmigo. Lo que pasa es que son unos envidiosos porque yo sí sé bailar”.

Una dama de Armenia, furiosa por lo que  había ocurrido en el Club Campestre de la ciudad, anotó que no todo debía ser baile. A ese episodio se sumaban los escándalos provocados por sus bailes fuera de tono en Cúcuta, Ibagué, Cartagena, Tunja, Pasto…

En aquel entonces residía yo en Armenia como gerente de la oficina del Banco Popular. Al leer mi nota, un importante amigo bogotano me manifestó que había gozado con el escrito, pero le daba temor por lo que pudiera ocurrirme, ya que Iván Duque Escobar, presidente recién posesionado del Banco Popular y padre del actual presidente de la república, era turbayista “triple A”. Su admiración por Turbay se le volvió verdadera pasión.

En 1983 me trasladé a Bogotá, donde pensaba coronar mi larga carrera bancaria. Un par de meses después de ejercer mi nuevo cargo en la casa matriz del banco, me surgió la idea de pedir una cita con el presidente de la entidad. Quería conocerlo, tratarlo, oírlo hablar y quizás apreciar su actitud frente a mi artículo sobre su ídolo político. La secretaria, que me había dicho que su jefe recibía con facilidad a los funcionarios, instantes después me informó que no podía hacerlo en ese momento. Y me ofreció llamarme más tarde para confirmarme la cita. Esa entrevista nunca se realizó.

Cuando pasé frente a su despacho, Duque Escobar me observó con ojos penetrantes, sin la menor muestra de amabilidad. Estaba claro que no quería hablar conmigo. Dos años después se retiró de la institución. Una extraña circunstancia me llevó, días después, a encontrarme con él en la entrada del ascensor del mismo banco que conducía a la torre comercial del edificio. Yo estaba en la puerta del ascensor, cuando vi que un señor apuraba el paso para no quedarse afuera. En manos mía estaba el dejar que la puerta se cerrara, o accionar el mecanismo para que se detuviera. Hice esto último, y el transeúnte me miró con gesto afable y me dijo: “Gracias, caballero”.

Era Iván Duque Escobar. Sin duda, me había reconocido. Me acordé de su postura adusta y castigadora el día que no quiso recibirme en su despacho. Ahora, como simples ciudadanos, íbamos hombro a hombro en el ascensor colmado de gente. Yo percibía su deseo de dialogar. Para evitarlo –cuando ya no necesitaba la entrevista– y corresponder a su mutismo del otro día, abrí el periódico que llevaba en la mano. Al llegar a su piso, se dirigió a mí y se despidió con las mismas palabras efusivas que antes había pronunciado: “Gracias, caballero”.

El Espectador, Bogotá, 1-VIII-2020.
Eje 21, Manizales, 31-VII-2020.
La Crónica del Quindío, Armenia, 2-VIII-2020.

Comentarios 

Te cuento que Iván Duque Escobar en el momento que recuerdas tenía oficina conmigo en el último piso del Banco Popular y bien seguro estoy de que no te quiso recibir por el artículo sobre Turbay. Diego Moreno Jaramillo, exministro de Desarrollo.

Tuve un amigo militar que me contaba sobre la exasperante espera que su cuerpo de seguridad tenía que soportar para  retirarse a descansar, porque el bailarín siempre tenía fuerzas y ganas de seguir danzando, muchas veces hasta cuando ya la claridad anunciaba otro día. Eduardo Lozano Torres, Bogotá.

Una delicia tu anécdota sobre la puerta del ascensor que detienes, un instante, para que llegue el «último pasajero». Diana López de Zumaya, Méjico.

Categories: Humor, Política Tags: ,

La Ñata Tulia

martes, 21 de enero de 2020 Comments off

Por: Gustavo Páez Escobar 

Muchas veces oí hablar de la Ñata Tulia durante los años que residí en el Quindío. Las pícaras lenguas me contaban bellezas sobre esta atractiva mujer que causaba impacto en Armenia, donde apareció como diva del sexo que alborotaba con sus hechizos la vida local. Hombres notables frecuentaban su casa de citas en el sector de Arenales. La Ñata Tulia –Tulia Rendón Guzmán– nació en Armenia en 1925 y se convertiría en un ícono de la ciudad.

Todo el mundo tenía que ver con ella, bien por gozar de sus favores, o bien porque su nombradía llegaba a todas partes. Esto llevó al ingeniero y poeta humorista Alberto Gutiérrez Jaramillo, alcalde de Armenia, a escribirle un picante soneto que así empieza: “Era la Ñata Tulia un monumento / sin pedestal en mi ciudad, rescoldo / de un juego juvenil, vaso sin fondo, / lista al amor para cualquier momento”. Y así termina: “Todo Armenia recuerda su dulzura, / puesto que su portal lo traspasaban / ¡el notario, el alcalde y hasta el cura!”.

César Hoyos Salazar, que fue secretario de Gobierno en la alcaldía del poeta Gutiérrez,  y llegaría a ser alcalde de Armenia y presidente del Consejo de Estado, comenta que como funcionario municipal firmaba frecuentes licencias de funcionamiento a bares, almacenes, ferreterías, etcétera, y no recordaba haber dado ninguna a prostíbulos o burdeles o mancebías o lupanares.

Le planteó esta inquietud a su secretaria, quien le explicó que su antecesor había hecho cambiar, por pudor, estos nombres por el de “coreográficos” para los establecimientos donde se ejercía la profesión más antigua del mundo. La Ñata figuró en aquella ocasión como dueña, no de un burdel, sino de una coreografía: “un conjunto de pasos y figuras de un espectáculo de danza o baile”, como lo define el diccionario.

Cuando en Armenia me hablaban de la Ñata Tulia, supuse que era un personaje del pasado que había fallecido mucho tiempo atrás. Ahora vengo a saber que su deceso ocurrió el pasado 2 de octubre, a la edad de 94 años. Hacía mucho tiempo se había jubilado y ya no ejercía la profesión, pero no faltaban quienes solicitaban con sigilo sus servicios, y ella se los negaba. Al periodista Miguel Ángel Rojas le contó que se había dedicado a ahorrar dinero durante varios años, y cuando reunió buen capital compró una casa y se fue a vivir con su mamá y sus sobrinos, alejada del mundanal ruido (léase “burdel”).

No conocí a la Ñata Tulia, pero las referencias recibidas sobre ella me sirvieron para hacer un símil suyo en La noche de Zamira (1998), novela que dibuja la prostitución vivida en los tiempos de cosecha. Allí le di el nombre de Diosa, y la atmósfera lujuriosa está plasmada en los capítulos Todos llevan máscaras y La noche demencial. 

Óscar Domínguez escribió en la revista Malpensante, de julio de 2016, una semblanza sobre Marta Pintuco –María Teresa Pineda–, famosa mujer de la vida alborotada del Medellín de antaño. Considero, y motivos tengo, que Jaime Sanín Echeverri tomó a Marta Pintuco como modelo para personificar a Helena Restrepo en la novela Una mujer de cuatro en conducta (1948).

La historia universal es rica en estas mujeres emblemáticas. Ellas representan el arte amatorio de todos los tiempos. Recordemos a las célebres cocottes de la época de Proust, y a Blanca Barón, en el gobierno de Valencia. Lleras Restrepo es autor de un delicioso libro: De ciertas damas (Mesalina, Lucrecia Borja, Clareta, La bella Otero, y cinco más). Todas, reinas y cortesanas, grandes damas y prostitutas, encarnan el mito femenino. No faltará alguien en la Armenia de hoy a quien se le ocurra levantarle el busto a la Ñata Tulia en el ya decaído –como ella– sector de Arenales.

__________

El Espectador, Bogotá, 18-I-2020.
Eje 21, Manizales, 17-I-2020.
La Crónica del Quindío, Armenia, 19-I-2020.
Aristos Internacional, n.° 33, Alicante (España), julio/2020.

Comentarios

Fenomenal el contexto histórico donde elevaste el busto caído. Quedé absolutamente convencido de que jamás traspasaste el portal de la Rendón Guzmán. Cuando me regalaste la novela, allí pude identificar a varios personajes amigos de Armenia, entre ellos la Ñata. Óscar Jiménez Leal, Bogotá. (Respuesta: yo no traspasé su portal, pero ella sí traspasó el portal de La noche de Zamira y se volvió personaje de novela. GPE).

A medida que avanzaba en la lectura del artículo esperaba que el autor iba a confesar que había caído en la tentación de visitar la “coreografía”, pero sentí un fresco cuando me encontré con la frase salvadora: “No conocí a la Ñata Tulia”. Eduardo Lozano Torres, Bogotá. (Respuesta: el don portentoso de la escritura le permite al novelista penetrar con la imaginación hasta en los lugares más ocultos. GPE).

No se te ocurra proponer levantarle un busto a quien de hecho lo tenía enhiesto desde jovencita como emprendedora de lupanares que era (¡no en vano Leonisa nació aquí!). Jaime Lopera (Armenia).

Muy merecido el reconocimiento para quien desempeñó un oficio tan difícil. El más difícil de todos. Esperanza Jaramillo, Armenia.

La Ñata Tulia me hizo recordar a Anita la Chiquita, personaje con una trayectoria de vida muy similar en Chinchiná, Caldas. ¿Cómo hago para obtener La Noche de Zamira que quiero leer puesto que me evoca mi nacimiento y juventud en el recordado Eje Cafetero? Rodrigo López, Montería. (Respuesta: lamentablemente, esta obra, publicada hace veintiún años, está agotada. GPE).

En Marulanda, mi pueblo, ese personaje se llamaba la Ñata Quintero. Su centro de operaciones era El Portal, y en su numerosa prole hubo alcaldes y gobernador. Josué López Jaramillo, Bogotá.

En mi novela San Rafael de los Vientos hablo de la Mona Miriam, una mujer que llegó a la zona de tolerancia de Aranzazu en los años setenta y dejó honda huella por sus atributos físicos. José Miguel Alzate, Manizales.

Gracias por el crédito que me das con Marta Pintuco a quien tampoco conocí. Tampoco sé si la yarumaleña está viva. Serían de la misma edad. Óscar Domínguez, Bogotá.

Cierto: el libro De ciertas damas es una delicia. Estas historias son amables, despiertan curiosidad y suceden en cada pueblo, ciudad y país del mundo. Inés Blanco, Bogotá.

También podrían escribirse las miles de historias de hogares destruidos gracias al matronato de la madame que abrió las puertas de la desintegración moral del Quindío. Gloria Chávez Vásquez, Nueva York.

Innegable personaje de la ciudad. Yo la conocí, porque viví en Armenia en la época en que ella salía en un taxi, por el centro de la ciudad, a mostrar las nuevas adquisiciones de su casa de citas. Nunca visité su casa. Josué Carrillo, Armenia.

Creo que ningún varón en “edad de merecer” que haya vivido en Armenia en los años cincuenta y sesenta, época del mayor esplendor de su famoso burdel, diga que nunca estuvo allí, pues si lo hace está mintiendo. La “ñata” recorría varias ciudades, especialmente Cúcuta, para proveerse de hermosas chicas, las cuales paseaba en automóviles de Tax Páramo por los principales sitios de la ciudad, donde sabía se encontraba o acudía la juventud de la clase alta y media de la época: alrededores del Club América, la Fuente El Prado, etc. Era muy común encontrar allí, cuando los jóvenes nos dábamos nuestras escapaditas, gente encumbrada de la época (los riquitos de entonces), quienes después de sus traguitos en el América o Campestre acudían allí para, en medio de ese ambiente de “amor”, suplir sus falencias amatorias. Definitivamente fue un personaje de la época. Muy buen artículo sobre una persona que marcó una época, así muchos camanduleros, hipócritamente, se escandalicen. William Piedrahíta González, Miami.